Menú

Radio Yeshua

En Vivo

Yeshu’a Tv

Youtube

Francisco: enseña a los niños a hacer bien la señal de la Cruz

El bautismo es el comienzo de un proceso, despierta “una dinámica espiritual” que recorre la vida: lo afirmó el Papa Francisco en la mañana del miércoles 18 de abril, en la catequesis que impartió en la Audiencia General.

El Santo Padre volvió a pedir a los fieles presentes en la plaza de San Pedro, recordar la fecha del bautismo: “porque es un renacimiento y es como si fuera el segundo cumpleaños. Asimismo, pidió enseñar bien a los niños a hacerse la señal de la cruz, ya que “Regresar a la fuente de la vida cristiana nos lleva a comprender el don que se recibe en este sacramento y a renovar el compromiso de corresponder mejor a esta gracia”

Durante la catequesis de hoy que estuvo direccionada a los gestos y palabras del sacramento del bautismo, el Papa Francisco, hizo hincapié en 3 aspectos, a saber:

1.         El rito de acogida: en este momento, se pide el nombre del que va a ser bautizado. Cuando nos presentamos, inmediatamente decimos nuestro nombre: “Yo me llamo así”, para salir del anonimato; el anónimo es el que no tiene nombre. Para salir del anonimato decimos inmediatamente nuestro nombre. Sin nombre, eres un desconocido, sin derechos ni obligaciones. Dios llama a cada uno por su nombre, amándonos individualmente, en la concreción de nuestra historia. El bautismo enciende la vocación personal de vivir como cristianos, que se desarrollará a lo largo de la vida. E implica una respuesta personal y no prestada, con un “copiar y pegar”.

De hecho, la vida cristiana está entrelazada con una serie de llamadas y respuestas: Dios sigue pronunciando nuestro nombre a lo largo de los años, haciendo resonar de mil maneras su llamada a conformarse a su Hijo Jesús. ¡Así que el nombre es importante! ¡Es muy importante!

2.         La fe no puede ser comprada: Volverse cristianos“es un don que viene de lo alto”. “La fe no se puede comprar” pero se puede pedir y recibir como en don: “Señor, regálame el don de la fe”, ¡Que yo tenga fe!

Efectivamente, “el Bautismo es, en primer lugar, el sacramento de la fe con que los hombres, iluminados por la gracia del Espíritu Santo, responden al Evangelio de Cristo. La formación de los catecúmenos y la preparación de los padres tienden a suscitar y a despertar una fe sincera en respuesta al Evangelio, así como la escucha de la Palabra de Dios en la misma celebración del bautismo.

3.         Enseñar a los niños a hacerse bien la señal de la cruz: La cruz es la insignia que muestra quiénes somos: nuestro hablar, pensar, mirar, trabajar está bajo la señal de la cruz, es decir, bajo el signo del amor de Jesús hasta el final.

Nos convertimos en cristianos en la medida en que la cruz se imprime en nosotros como una marca de “Pascua” haciendo visible, incluso exteriormente, la manera cristiana de enfrentar la vida. Por eso es tan importante enseñar a los niños a hacer bien la señal de la cruz, y como hacemos cuando entramos en la iglesia, podemos hacerlo también en casa, teniendo un poco de agua bendita en un jarrón pequeño: así que, cada vez que entramos o salimos, haciendo la señal de la cruz con esa agua recordamos que estamos bautizados. Repito, no lo olvidéis, enseñar a los niños a hacer la señal de la cruz.

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0