Menú

Radio Yeshua

En Vivo

Yeshu’a Tv

Youtube

Francisco: O estás con Dios o estás con el diablo. Pero no con los dos

El Papa Francisco reflexionó en su catequesis de la Audiencia General de este miércoles 2 de mayo en la plaza de San Pedro sobre el simbolismo del agua en el Bautismo y el significado del rechazo a Satanás y la profesión de fe en la Iglesia.

El Santo Padre explicó que una vez santificada el agua de la Pila Bautismal, “es necesario disponer el corazón para acceder al Bautismo. Eso se produce con la renuncia a Satanás y la profesión de fe, los dos actos están conectados entre ellos, porque o estás con Dios o estás con el diablo, por eso la renuncia y la profesión de fe van juntas”.

En sintonía con el mensaje que el Papa pronunció en la audiencia general del día de hoy, vale la pena traer a colación las siguientes ideas en relación al bautismo y a la renuncia a Satanás.

    • En la medida en que digo “no” a las sugestiones del diablo, -el que divide-, puedo decir “sí” a Dios que me llama a conformarme a Él en pensamientos y obras. El diablo divide; Dios une siempre a la comunidad, a la gente en un pueblo solo.

    • No es posible adherirse a Cristo poniendo condiciones. Es necesario separarse de algunos vínculos para poder abrazar otros. O estás bien con Dios o estás bien con el diablo. Por eso la renuncia y al acto de fe se hacen al mismo tiempo. Es necesario cortar los puentes, dejándolos atrás, para emprender el nuevo Camino que es Cristo.

    • La respuesta a las preguntas – “¿Renuncias a Satanás, a todas sus obras y a todas sus seducciones?”, está formulada en la primera persona del singular: “Renuncio”. Y de la misma manera se profesa la fe de la Iglesia, diciendo: “Creo”.  Yo renuncio y yo creo: esto está en la base del bautismo. Es una decisión responsable, que es necesario traducir en gestos concretos de confianza en Dios.

    • El acto de fe presupone un compromiso que el Bautismo mismo ayudará a mantener con perseverancia en las diferentes situaciones y pruebas de la vida. Recordemos la antigua sabiduría de Israel: “Hijo, si te presentas para servir al Señor, prepárate para la tentación” (Sir 2: 1), es decir, prepárate a la lucha. Y la presencia del Espíritu Santo nos da fuerzas para luchar bien.

Tomado de aciprensa.com 

Shopping cart
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0